abril de 1997
Nro 1

PARTICIPAN EN ESTE NUMERO:

Jorge Alonso - Reynaldo Sietecase - Horacio González - Carlos Einisman - Juan Carlos Muñiz -Horacio Tubbia - Gustavo Varela - Miguel Wiñazki - Pablo Miquet

ILUSTRACIONES Y DIBUJO DE TAPA:

    Roberto Alfaro

Agradecimiento especial a
ALFREDO MORENO
de
Impresos Monteagudo por su desinteresada colaboración.

INDICE

  • EDITORIAL
  • Tribulaciones de un Gentilicio
    por Jorge Alonso
  • Historia y Destino de la Verdad Periodística
    por Miguel Wiñazki
  • La Fatalidad Elogiada
    por Horacio González
  • Destino y Azar
    por Reynaldo Sietecase
  • Suplemento Especial:
         
    POEMAS de Pablo Miquet
                             Ilustrado por Roberto Alfaro
  • La Revolución Irracional
    por Carlos Einisman
  • ¿Quién tiene la culpa de todo?
     por Juan Carlos Muñiz
  • La Reserva de la Pregunta
    por Horacio Tubbia
  • La Filosofía como Destino
    por Gustavo Varela

  • EDITORIAL

         ¿Por qué hacer una revista, si hay tantas cosas importantes para hacer?, ¿de dónde surge el ánimo para entusiasmarse con palabras mientras lo concreto clama a nuestro lado para ser atendido?
         Pero lo urgente no nos quita lo importante. Lo que ocurre no es lo único posible. Es posible y necesario que las cosas sean de otra manera. Ese es el primer motor de esta revista.
          Etica y estética, el gusto por la palabra escrita. Leer, leernos, una interpelación a lo que nos relata.
         ¿Cuál es nuestro lote? ¿Tenemos lote asignado? ¿Cuál es nuestra actitud con los que no tienen lote? Y después: ¿Qué responsabilidad nos cabe sobre lo que no comprendemos? ¿Se puede ser feliz en medio de la desdicha?
         La Revista Lote es un emergente de esa búsqueda que nos apasiona y nos desvela, es un emergente de esta época, de la carencia y la vitalidad, del deseo, de nuestro lugar; una publicación destinada a expresar nuestra in-quietud, una herramienta para preguntarnos por lo más elemental, el lado de afuera, nuestras ganas de dudar de todo; es el modo que tenemos de autorizarnos, nuestro cero, nuestro punto de partida, nuestra manera de amar.
         Los artistas y los pensadores son la expresión que nos completa, la búsqueda que se adelanta y se interroga, el oteo del horizonte, el canto de augur: en el arte y el pensamiento que nos permitamos está la clave de nuestra suerte. Queremos a los profetas en su tierra. ¤