agosto de 1997
Nro 4

PARTICIPAN EN ESTE NUMERO:

Ana Machado - Bill Clinton - Carlos Moreira - Alejandro Sarbach - Juan Carlos Muñiz - Carlos Einisman - Sergio Cecchetto - Carlos Pérez - Jorge Alonso

ILUSTRACIONES Y DIBUJO DE TAPA:

    Claudio Priotti

Vivir en Capitalismo

INDICE

  • EDITORIAL
  • La Educación del Próximo Milenio
                 por Bill Clinton
  • La Última Curda
                 por Juan Carlos Muñiz
  • Entre la libertad y la Justicia, la Soladaridad
             por Alejandro Sarbach
  • La Llegada del Comunismo      
           por Carlos Pérez
  • Es de Plástico o está Vivo
                por Carlos Moreira
  • Bienvenidos al Titanic   ¡¡será un viaje inolvidable!!
              
    por Carlos Einisman
  • Capitalismo, Trabajo y Desempleo
              por Sergio Cecchetto
  • Suplemento Especial:   
    CUENTOS DE
    JORGE ANTONIO ALONSO
     Ilustrados por 
       Claudio Javier Priotti
     
  • Últimas Palabras
    de  Attila József   

  • EDITORIAL

         Vivir en Capitalismo: costo-beneficio

    “Las sociedades deben juzgarse por su capacidad para hacer que la gente sea feliz” Tocqueville

          El Capitalismo ha triunfado en el mundo, y lo ha hecho con nosotros, con nuestro íntimo acuerdo, con la aceptación de los que quedamos vivos. Estamos del lado de los ganadores, y la victoria ha sido tan rotunda que no hemos dejado alternativas entre las que podamos ejercer el humano rasgo de elegir. Es un movimiento cínico: vence cuando ya nadie cree en él. Nuestro es el célebre desconsuelo del General Pirro: Otro triunfo de éstos y estamos perdidos. 
          Nadie dejó de apostar sus fichitas a este arrogante amo y señor del planeta, nadie se imaginó a sí mismo sin privilegios. Compramos el paquete cerrado, distraídamente, y ahora nos negamos a aceptarlo y refunfuñamos como si hubiésemos sido estafados. ¡Una vez más! ¡Devuélvanme el dinero! ¡Yo no sabía! Estoy defraudado, creía que.... Pero, señoras y señores, no hay derecho al pataleo. Son las leyes del mercado, que le dicen. ¿O no sabíamos que el desempleo, el hambre, nuestro vivir en cuotas, la probada ineficacia del capitalismo en hacer que la gente sea feliz, estaban implícitos en el momento de la elección, eran parte fundante y fundamental del sistema? Resulta que ahora nos aterramos ante la posibilidad de los próximos. Pero ya no nos cree nadie, somos una gran Gata Flora que se ha instalado en las pantallas del mundo para gritar, quejosa y excitada, que le gusta pero le arde.

          Por eso “pensar el Capitalismo”. Porque es un tema íntimo, un modo de ocuparnos de nosotros mismos, de atrevernos a enfrentar nuestras miserias y miedos. Algo que, contra todos los pronósticos, es un tema simple, nuestro, del que podemos dar cuenta mejor que nadie, con cosas de todos los días. Pero al mismo tiempo es hablar de lo que nadie desea hablar, hablar de lo que todos temen pero sufren al fingir ignorarlo, justamente porque nos compete. Y en eso el Capitalismo no tiene competencia, es el mejor cómplice, otorga crédito utilizando a nuestras miserias como garante, y es tan reservado que evita enviarnos el cobrador que nos recuerde el dolo. Pero, ¿quién paga los platos rotos? ¿En qué cuerpos se oculta el sufrimiento que evitamos? ¿En el nuestro no?

          Pensar el Capitalismo. ¿Lo otro qué es? ¿Dejar que todo siga su curso? ¿Mirar el mundo a través de los titulares, como si hablaran de Marte? ¿Escuchar las estadísticas de desocupación y temblar ante la perspectiva de no seguir siendo explotados? Preferimos el escándalo de ser nosotros mismos, el espejo tan temido.

          En el dibujo de tapa , Claudio Priotti retrata magníficamente la esencia de lo que nos ocupa: la criatura que come sus propios huevos; un laberinto, el extravío del hombre. Allí empieza la revista. Y sigue. El dossier : “Vivir en Capitalismo: costo-beneficio”, sus componentes: la voz imperial, solipsista, de Bill Clinton anunciando la educación que se plantea el país más poderoso del mundo para el próximo milenio, para darle continuidad a su imperio; los trabajos, las voces de Juan Carlos Muñiz, Alejandro Sarbach, Carlos Pérez, Carlos Moreira, Carlos Einisman, Sergio Cecchetto. Y algo más. 

           ¤Revista Lote