marzo 1999
Nro 21
PARTICIPAN EN ESTE NÚMERO:

Carolina Vázquez - Esteban Vázquez - Rocío Vernetti - Pablo Vernetti - Samanta Vernetti - Noelia Haag - Pablo Venech - Florencia Venech - Martín Durango - Bárbara Magnabosco - Danisa Kilibarda - Leonel Chiarella - Andrés Acosta - Matías Di Pizzio - Natalia Chiarella - Alan Dimmer - León Peirone - Adriano Peirone - Matías Becerra - Alejandro Iturbide - Melisa Martínez - Guillermina Correa Llobet - Rodrigo Greppi - Juliana Díaz

  • Ilustración de Tapa:

  • Antonella Durando
  • Coordinación:

  • Claudia Marcaccini
    Patricia Werger

INDICE


  • EDITORIAL

  • Cosa de Grandes – N. de la R.
    Alejandro – N. de la R.
    El niño mira al adulto y se pregunta.
    El mundo de los adultos – Inca Fernández Long.
    Las frases mas comunes de los adultos.
    Cosas de adultos.
    ¿Qué preguntas se hace un niño?
    Los chicos opinan.
    ¿Cómo es...
    ¿Cómo habrá sido...
    ¿Cómo será...
  • Suplemento Sala de Profesores N° 3

  • ¿Para qué sirve?
    Entrevista El circo – Carolina Vázquez
    Siempre, a veces, nunca.
    Lo sospeché desde un principio.
    Chiquitolina.
    Tormenta de ideas.
  • Noticias del Mundo

  • El correr del tiempo – Rocío Vernetti
  • Vidas Paralelas

  • Matías Di Pizzio – Alan Dimmer



EDITORIAL

Cosa de Grandes


  Este número de Lote fue realizado en forma exclusiva por niños de 4 a 13 años. Dos "seño", Patricia Werger y Claudia Marcaccini, fueron el canal indispensable para que el material se produjese, fluyera, y tomara formas en éstas páginas.
    Los chicos , por una vez, usurparon atributos de grandes: opinar, criticar, expresarse libremente. Compusieron una revista . Con total libertad, sin injerencias "mayores".
    Esperemos que hacer cosas de grandes no les haya producido daños irreversibles. Y si queda alguna huella imborrable, que sea la de la aventura, la diversión y el placer que mostraron durante el tiempo que duró la experiencia.

    Los chicos hablan de nosotros, de nuestros valores, del modo que vivimos, de nuestra rutina, de nuestro oficio de padres, de nuestro rol "maduro". Nos ven desde afuera.
    Aunque son nuestro semejantes, todavía no son nuestros pares. No están suficientemente "culturizados", ni "debidamente educados". No conocen la tentación de aplicar frases hechas, como la de Eluard, para sintetizar las sensaciones que parecen tener sobre los que mandamos día a día: "Lo saben todo. Y nada más".

    Para muchos seguramente nonos resultará cómoda la lectura. Siempre nos quedará la posibilidad de tomar distancia con la indiferencia o la risa. "Son chicos".
    O podemos disfrutarlo y reflexionar, abrirnos a una mirada "extraña" pero también extrañable y entrañable, ya que se trata de algo propio que fuimos perdiendo mientras crecíamos, mientras consumimos este camino llamado vida. Es nuestro deseo que este ejemplar que ahora tiene entre sus manos ejerza la fascinación de un niño al que miramos aprender a caminar. ¿Qué nos atrae tanto de los movimientos de un bebe ?
    Quizás la nostalgia por lo irrecuperable. Quizás miramos nuestro pasado, quizás miramos como mirábamos por primera vez cuando éramos niños. Recordamos.
    Etimológicamente, "recordar" significa "volver a pasar por el corazón".
    Y hallar entonces, como el retorno de la primavera, que nada es nuevo sino lo que estaba olvidado.