Revista Lote Nro. 22


Suplemento Especial del Número 22


POESÍAS 
de
RAÚL LEANI

Ilustración: 
EDITH DE MUÑOZ


 
 
 
RAÚL LEANI

   Raúl Leani nace en Melo, Pvcia. de Córdoba, un 5 de Febrero de 1950; hasta los 4 años vive en un campo de la zona de La Cesira, época de la que heredó la capacidad de disfrutar de la naturaleza y los lugares agrestes: "Hay sitios donde no necesito casi nada para ser feliz" un buen libro, un río, verde, ¿que más ?.
   En 1954 su familia se traslada a Rufino donde cursa la escuela primaria y secundaria.
   Es en esta época, y en el marco de un momento histórico sumamente particular, que comienza a preocuparse por encausar sus ideales humanistas.Milita activamente en política, y soporta, como tantos otros, años muy duros, donde la inseguridad era la moneda diaria con la que se pagaba el derecho a no avalar el horror.
   Con su compromiso férreo y sus convicciones más profundas en pleno desarrollo, se hace un lugar para el amor, y se casa con Susy, con la que tiene dos hijos, Mariano, nacido en Rufino, y Rafael que nace en 1980 cuando ya vivían en Venado Tuerto.
   Después de muchos años de postergar ambiciones particulares en pos de un proyecto colectivo, decide estudiar Psicología en la ciudad de Rosario, lo hace con tanto empeño que, a pesar de las enormes limitaciones económicas, y de la edad —"Casi todos mis compañeros podían ser mis hijos"—, se recibe con altas calificaciones.
   Hoy está radicado en Rosario donde ejerce su profesión, y donde sigue siendo lo que fundamentalmente fue en todo momento y en todo lugar: Un biófilo empedernido.¤

 
 
 
EDITH DE MUÑOZ

 
 
 

   Dice que dibuja desde que estaba en pañales, que nació con esa facilidad. Pero tardó cuarenta años para empezar a estudiar, después de ser madre por tercera vez.Si tiene que buscar algún mandato en su historia familiar, se detiene sin dudarlo en un abuelo materno: "Un suizo-francés que había llegado al país siendo muy chico.
   Leía mucho, y tallaba, hacía artesanías, cerámicas. Falleció cuando yo tenía 11 años, pero conservo el recuerdo de charlas profundas, espirituales, instructivas. De esas cosas que nunca se hablan. Existía como una afinidad. Tenía el gesto de ir a cortar una flor en el jardín y regalármela, sabiendo que me encantaba."
   Estudió 7 años con Ethna de Caramella, en la Academia Pablo Rubens. "Lo abstracto no es lo mío" dice, definiendo su estilo como realista, figurativo, pero distanciándose del hiperrealismo.
   Cuando salió de la Academia, tuvo sus propios alumnos.Enamorada del paisaje, la naturaleza constituye el motivo fundamental de su obra. Tiene su propio patio lleno de plantas y flores que se posan como modelos.
   Suele pasear por los alrededores de la ciudad buscando, fotografiando, haciendo bocetos, captando las imágenes que luego llevara a sus cuadros. Para su trabajo prefiere el óleo y las horas de la tarde. Por la mañana se dedica a los menesteres hogareños, a los hijos y nietos.
   Fue miembro fundador de Nuclearte y actualmente es Secretaria de la Biblioteca Alberdi "Siempre estoy metida en algo", dice, "en alguna institución, o un club de madres, o una Cooperadora" .
   En nuestra ciudad asistió al curso sobre murales dictado por Campodónico y a las charlas que brindó Elizalde. Su primera muestra fue en el Jockey Club.
   Participó en muestras colectivas en el Banco Nación, la Mutual Patronal, el Centro Cultural Municipal, el Colegio "Sagrado Corazón", la Escuela Normal y Babel, entre otros lugares.
   Sus muestras individuales recorrieron el Centro Cultural Municipal, la Biblioteca Alberdi, el Taller de Nazareth, Babel.
   También expuso en las localidades de Carmen, San Gregorio y Diego de Alvear, en la ciudad de Rosario en Parque España y en el Salón "Primavera" de la Sociedad Mutual de Empleados Públicos, y en el salón de la SAAP en Capital Federal.
   En 1996 obtuvo el Primer Premio en el concurso "Tarjetas Navideñas" organizado por la Liga de Madres de Familia.
   Edith nació y vive en Venado Tuerto.¤




La obra

         Intersticio

Los cosmonautas esperan
sentados, tensos,
inmersos en ese mundo
pálido,
incoloro,
riguroso,
aséptico,
acústico,
cibernético;
Una voz monocorde, exacta,
Impersonal, masculina, les dice:

10,
9,
8,
7,
6...

Uno de los cosmonautas,
contrariado, piensa:
¿Porqué no pondrán la voz
de ella que me diga:
"Mi amor, es hora de partir"?
 

¿Qué es el Hombre?

¿Qué es el Hombre?
¿Un paradojal axioma
de intensidades indomables?

¿Una contradictoria mezcla
de arrebato fulgurante y
calma inquietante?

¿Una tumultuosa mixtura
de rebelión y docilidad?

¿Una desconcertante unidad
de destructor temible
y constructor sublime?

¿Un nómade que puede odiar
hasta el asombro y amar
hasta lo inmenso?

¿Un sedentario que puede
echar raíces, parir hijos
y tomar el cielo por asalto?
 


             Vacío

Despertador
ritual de la mañana

Se levanta
se viste lentamente
desviste sentimientos
hibernan en naftalina barroca
besa fugazmente
sale

Mundo urbano
calidoscopio gris
agenda pálida
multiplicación de urgencias
"time is money"
postergación de esencias

Vos para cuando?
 y
la belleza?
 y
los sueños?
 y
los amigos?
 y
el amor?

Bifurcación caminos laberinto
el sol brilla acaricia
no se da cuenta.
 


   Sólo una vez

Sólo vivirás
una vez
en carne y hueso
sólo
        una vez.

Vivirás
en los que te aman
en los que te odian
vivirás
en tu progenie
un tataranieto se parecerá
a vos.

Vivirás bíblicamente
en el más allá
te reencarnarás
en un personaje del 2100
o en una heroína de 2200
figurarás
en estadísticas del 2300
hibernado
despertarás en el 2400.

Pero
en carne y hueso
sólo existirás
una vez
            sólo
                  una vez.
 

Iniciación

Apenas tiene trece años
está leyendo su primer libro
él lo eligió
en turbulenta aurora
comienza a arder
su fuego sagrado.

Está leyendo su primer libro
él lo eligió, en decisión íntima
sin currículas, sin plazos,
sin exámenes.

Lo abrió con curiosidad
ciento cincuenta y tres páginas incógnitas
lo apasionan, lo inquietan,
lo deslumbran
quién indujo ese prodigio?
qué lo sedujo
con tanta hambre de belleza?

Lee su primer libro
él lo eligió
apenas tiene trece años
recién comienza a arder
su fuego sagrado
Edipo quedó en las penumbras
Ahora el hilo de Ariadna y Prometeo
Lo acompañan,
El devenir son sus raíces.

Que la vida se despliegue sin candados
que los fulgores del descubrir
no sea vedado
por fríos presupuestos
por oscuros funcionarios
que las aulas y bibliotecas
despierten la pasión por la palabra.
 

Cadenas intangibles

Elige tu propia vida,
aún sabiendo que la voluntad predatoria
del tiempo
te arrostra la enigma de la vida.

Vive y muere de cara a lo inmenso
resiste,
resiste la compulsiva inercia 
de terminar como Elpénor;
que el rayo oscuro, deforme y frío 
no te abrace con su insepulta mortaja
de arena inerte.

Redescubre tu valor
rebélate contra las cadenas intangibles,
ante los mandatos incorpóreos
de los restos atávicos.

Elige tu propia muerte
que nadie te la robe!
que a Circe no le quede otra alternativa
que convertirse en Icaro.

Vive y muere
de cara al infinito,
borracho de estrellas lejanas.

Vuela tan alto como puedas
aún a riesgo
que la inquietante extrañeza de tus alas
se incendien
alcanzadas por las llamaradas de la aurora.
 


            Mujer

Mujer
ansiado manantial
de tonalidades rupestres
surgente frescura
ternura
que acaricia y nutre
la alfombra sedosa
de musgos y hierbas
que te visten de cántaro.

Encuentro

Mujer
delicada transparencia
que desboca mi sed
bebo tu agua ambarina
en el hueco de mis manos
y mis manos
no se secan nunca
en vos se sacian.
 

   Hay algo en ti

Hay algo en ti
que vuelve quebradizas
mis certezas
algo recóndito
miel ignota
selvática
que enciende y desenfrena
mi lado izquierdo
torna incómoda
mi almohada mi cama
desmesurado
aguijonea mis porqué
yo quiero negarte
miro hacia otro lado
pero pasa algo brujo
allí estás tú.
 

.
Pozo de Lascaux

Desde el alba de los tiempos
la prístina oscuridad milenaria de la cueva
sólo es turbada
por el azorado respirar del enigma.

Hombre-pájaro
¿Qué fantasmas inquietan tus alas?
¿Qué inmensidades incapturables
te encendían?

Hombre erecto
tu remota vigilia nos alcanza
éxtasis, exaltación, lágrimas
amor y muerte.

Ave fénix
inquietante pulsión trashumante
que nutre la continuidad
del plasma inmortal.

Hombre alado
vivimos en tus sueños
que trasciende los insondables
confines de la muerte.

Conmueve tu arrebato
nos hermana tu miedo conjurado
nos enlaza
el carnal y perpetuo interrogante.
 
 

Hace tiempo
que los jíbaros
llaman a mi puerta

No les abro
Ellos insisten, persisten
yo resisto, insisto 

Quieren mi cabeza 
reducida
gacha
hasta gastar mis rodillas 

Vienen de un país
donde enjuagan las ideas
quieren coser mi boca 
Reducidores del verbo humano
pululan, se mimetizan 
en los coaxiles de la nada
en los semanarios de artificios

Pienso, luego existo
trabajo, luego existo
amo, luego existo 
tiendo mi mano, luego existo
sueño, luego existo

¿Resistiremos leyendo poemas
en las catacumbas?

No les abro 
No pasarán.