abril 2000
Nro 34
Edición Regional
PARTICIPAN EN ESTE NÚMERO:

Carlos Pérez - Rodolfo Aldasoro - Vilma Simioni - Roberto Vigeriego - Daniel Ilari - Ma. Laura Zerito - Ma. Rosa Poliotto - Graciela Boneto - Graciela Isola - Fabiana Ramagnoni


  • Arte de Tapa:

  • DISEÑO      DG:  Angelina Araiz
                         DG:  Javier Pighin

INDICE


  • EDITORIAL

  • Otra vuelta de tuerca - N. de la R.
  • CRITICA CULTURAL

  • La noche del Septeto Venado Tuerto - Roberto N. Vigeriego
    Sobre el trueque en Venado Tuerto - Daniel Ilari
    El perro y la correa - Carlos Pérez
    El taburete del lustrador - Carlos Pérez
    Precavido elogio del tiempo libre - Carlos Pérez
  • SUPLEMENTO DOCENTE

  • Integración ¿una tarea escolar? - Ma. Laura Zerito / Ma. Rosa Poliotto
    Docentes de Educación especial - Graciela Boneto   /   Graciela Isola
                                                             Fabiana Ramagnoni
  • NOTICIAS DEL MUNDO

  • Y seguíamos creciendo - Vilma Simioni
  • POR AQUI PASARON

  • El ebanista - Rodolfo Aldasoro



EDITORIAL

 
 
 OTRA VUELTA DE TUERCA


   Siempre sucede, uno es responsable en parte del camino que los hijos deciden tomar en la vida. La sociedad, los acontecimientos históricos, la gente con la que se relacionan con mayor intimidad, y algo del orden de lo misterioso –y por lo tanto sólo sujeto a teorizaciones antojadizas–, terminan de moldear el destino de cada ser humano.
   Cuando en Abril de 1997 nacía LOTE, no podíamos imaginar el recorrido futuro de esta hija que portaba en su ser lo mejor y lo peor de nosotros. Y se tuvo que hacer de abajo, como todos en esta época. Crecer a los ponchazos, sobrevivir. Le tocó, además, encontrar flores en los pocos jardines que no sucumbieron al plástico y a la tecnología.
   Contra viento y marea, nosotros, igual que ella, creímos y apostamos sin guardarnos nada. Pero seguramente jamás lograremos ser tan buenos como ella.
   Ella, como corresponde, fue más allá de sus padres y no se detuvo a mirar atrás. Ella nos representa y nos mejora, nos redime y nos completa. Porque ella en su cuerpo sensible lleva estampadas las huellas de León, del “Toto”, de Christian, de Horacio; y de otros, que como ellos, son la reserva ética de este país arrasado por traidores y mitómanos.
   Hoy, LOTE, aquella pequeñita pálida de papel barato y mirada perpleja, ya no es nuestra hija, es hija de la vida. Y en su andar, ajeno a nuestra voluntad, asume el riesgo de equivocarse. Y nosotros hemos decidido acompañarla.
   Por un convenio firmado con la Subsecretaría de Cultura de la Nación, LOTE llegará a las 2000 Bibliotecas Populares del país con un suplemento dedicado a rescatar las experiencias culturales de mayor relevancia. Cada número presentará a una biblioteca, con sus historias, sus anécdotas, sus personajes. Una tarea que nos obliga a recorrer el territorio nacional y a ponernos en contacto con experiencias que van desde Ushuaia a la Quiaca.
   A partir de eso, LOTE comenzó a pedir pista. De hecho, nos hizo notar, “soy una revista de alcance nacional”. Sólo hacía falta refinar un poco el producto, aumentar la tirada y aparecer en kioscos.
  La cuestión es que, sin la posibilidad de negarnos, LOTE NACIONAL aparece en abril y se presentará en la Feria del Libro. Diez mil ejemplares con 80 páginas (el doble de las que veníamos haciendo) y una serie de renovaciones temáticas y de diseño que la transforman en un producto capaz de disputarle el espacio a cualquiera. Mientras tanto, los venadenses, sus padrinos, seguirán recibiendo una edición local, con algunas páginas menos. La edición Nacional se conseguirá en los kioscos o por suscripción.

  No es un desafío menor. No sabemos cuál será su suerte. Pero vale la pena y la alegría.
Nosotros, sus padres, como todos los padres, sabemos que no le será nada fácil, si fracasa compartiremos con ella la derrota, y si lo consigue, trataremos de recordarle que jamás lo hubiese logrado sola.