noviembre de 2000
Nro 41
PARTICIPAN EN ESTE NÚMERO:

Horacio Caimi - Paul Citraro - Fernando Peirone - Tununa Mercado - Jorge Boccanera - Reynaldo Sietecase - Mario Trejo - Nora Avaro - Diego Arandojo


  • Arte de Tapa:

  • DISEÑO: DG:  Angelina Araiz
                     DG:  Javier Pighin

INDICE




EDITORIAL

 
 
No los vamos a extrañar                  
N. de la R. 


    Desahuciado o porfiado, se va. No le alcanza lo que hay acá. "No nos olvidemos que ya en 1829, cuando volvió, San Martín vio todo. Gran asco y pena por un país que nunca le envió un patacón", dice Mario Trejo, como justificando su partida y al mismo tiempo harto, re podrido de remar sin que nadie le reconozca una mierda.

Pero la verdad, no importa, apenas es un poeta que se va del país.

No lo vamos a extrañar. Como en aquella escena de la película Al filo de la navaja, en la que Bill Murray aprende a neutralizar los dolores que le ocasionan las bajas de la guerra recordando los defectos de los compañeros caídos; así nosotros hemos de sobrellevar la ausencia de este ser exageradamente sensible y disconforme, extravagante y engreído, abandonado a su propia suerte con el desparpajo de quien se abandona a un dios todopoderoso.

Mario Trejo es poeta. Y se sabe, los poetas viven colgado de las nubes, se detienen a desvariar sobre cosas que a nadie importa.

Ojalá se quede y no vuelva.

Para qué lo queremos acá.